Intervienen en Chaparrí para frenar depredación

Quedó demostrado. Después de tanta controversia y pese a la negativa de varios comuneros, especialistas del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (SERNANP) confirmaron la deforestación terrible y agresiva de varias hectáreas de terreno que forman parte de la Reserva Ecológica de Chaparrí, la primera Área de Conservación Privada (ACP) en el país desde el 2001 y que está bajo cautela de la Comunidad Campesina Muchik Santa Catalina.

Esta problemática habría iniciado en el 2012. Cinco años después, y tras la reciente agresión a personal de Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (SERFOR) y conservacionistas; las autoridades muestran interés en lo que viene ocurriendo en la reserva ubicada en el distrito de Chongoyape, que es conocida además por la población de osos de anteojos, avistamiento de aves, variedad de flora en las 34, 412 hectáreas que la conforman.

Lamentablemente este patrimonio ecológico estaría en peligro, no solo por la destrucción de los bosques a través de la tala ilegal; sino porque detrás de ello sospechan las autoridades estaría inmerso el presunto tráfico de tierras, una actividad que muy pocos comuneros de Santa Catalina se atreven a confirmar y denunciar.

Ante esta problemática, la mañana de ayer una comitiva integrada por la congresista María Elena Foronda Farro, presidenta de la Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos, Ambiente y Ecología; el director de (SERNANP), José Carlos Nieto; especialistas de SERFOR, comuneros e integrante del Frente de Defensa Salvemos Chaparrí, recorrieron parte del lugar verificando con asombro cómo se devastaron centenares de árboles con ayuda de maquinaria pesada.

Inspecciones

El primer lugar visitado fue la Pampa Yaipan (III Sector de la comunidad). Las huellas del tractor aún eran frescas. Aquí son 4 hectáreas donde se arrasó con la vegetación, sintiéndose el olor de algarrobo cortado.

Comentaron que el camino que conduce a este sector fue realizado recientemente, porque tras la ocurrencia del fenómeno El Niño Costero se activó la quebrada que impidió el pase. Las autoridades evidenciaron la inscripción de la palabra «PELIGRO» con la letra «X» al costado. Esto sería con la finalidad de amedrentar a quienes se atrevan a transitar por el lugar.

Según algunos comuneros, dijeron que existe un ciudadano que se atribuye la titularidad de 1,117 hectáreas.

«Dice que su abuelo era dueño en 1970 y en 1992 le dieron título, pero eso no es posible porque los títulos se empiezan a dar en 1994 de la zona este y oeste, antes nadie tenía un título», expresaron algunos comuneros.

Serfor y SERNANP realizaron, con ayuda de un GPS, la medición de las áreas afectadas y habitadas; alinearon las coordenadas, y al hacer el cruce de información se constató que las áreas visitadas ayer forman parte de la ACP.

La comitiva se trasladó luego al lugar donde el fin de semana último agredieron a personal de Servicio Forestal y a los hermanos Hans y Andrés Plenge Pardo

En el lugar había familias asentadas y terrenos con productos agrícolas como repollo, arroz, tomate y otros productos de pan llevar.

Javier Cruzado Carranza, quien dijo radicar en lugar desde has 12 años; pero tenía un certificado de posesión que se realizó en el 2° Juzgado de Paz Letrado de Chongoyape de fecha reciente (año 2015). Es la comunera Rosa Amelia Fernández Mundaca quien le traspasa tres hectáreas de terreno y pagó un derecho por la trasferencia de 3, 500 soles.

«Si es reserva me salgo, si no es (reserva) me quedo porque aquí yo he comprado una posesión. Si es reserva me sumo (a trabajar), no sé si he sido engañado porque he hecho mi búsqueda en registros públicos y dice que no es reserva ecológica», manifestó Cruzado.

El supuesto posesionario finalmente dijo desconocer de la agresión a los hermanos Plenge. Adujo que se encontraba fuera del lugar.

Evidente tráfico

La parlamentaria María Elena Foronda narró que hace años formó parte del Programa de Donaciones de las Naciones Unidas; y por medio de este se declaró como área de conservación, por tal razón dijo «he recorrido toda la zona, la conozco y esto ha sido desboscado, no es cualquier área, tiene un uso específico que es conservación».

Foronda no descarta la posibilidad de tráfico de terrenos.

Advierte que la intención sería «la modificación del uso del área para su venta y titulación (…), lo que estoy viendo me ratifica que acá detrás hay un cambio de uso para tráfico de tierras y generar una utilidad. Creo que ellos (comuneros) solos no están», agregó.

Asimismo se evaluará la posibilidad de retirarle a la Comunidad Santa Catalina la autorización para la administración del área de conservación.

«Aquí debe haber cero afectación, quizá sean más de mil hectáreas afectadas, como una estimación y no hay supervisión por parte del estado», declaró la congresista María Elena.

¿Y el Ministerio Público?

Durante la visita no estuvo presente ningún miembro del despacho de la Fiscalía Ambiental, aduciendo que ya había realizado inspecciones en tres oportunidades donde no se reconocía el daño ocasionado al área de conservación, dijo la congresista.

«Ellos aducen que se trata de un conflicto de tierras entre campesinos y estamos viendo que es otra cosa. No sé cómo un fiscal da una opinión adelantada sin un sustento técnico, conociendo que SERNANP es entidad catastral nacional, sobre área de conservación no valen los títulos de COFOPRI ni SUNARP», indicó la parlamentaria.

Ante ello la parlamentaria solicitará al Fiscal de la Nación que informe a la Comisión Parlamentaria sobre el proceder de los fiscales que intervinieron en el caso.

Fuente: La Industria de Chiclayo