Félix Moreno respondió con evasivas cuestionamientos sobre presuntas irregularidades en su gestión regional

«Félix Moreno atendió la invitación de la Comisión Callao para brindar detalles de las obras que ha llevado a cabo durante su gestión como gobernador regional, pero no ofreció detalles, se perdió entre las ramas, calificó las preguntas que se le hacían como políticas, Incluso cuando se le advirtió que estaba bajo juramento”, señaló la congresista María Elena Foronda.

Fue notoria su notoria su incomodidad, destacó la parlamentaria. Incluso cuando se le preguntó sobre su cercanía con personajes como Alex Kouri, Omar Marcos, Juan Sotomayor, miembros como él de Chim Pum Callao y autoridades chalacas, y no quiso opinar respecto a las condenas que actualmente cumplen Kouri y la regidora Gioconda Tripi.

A lo largo de la sesión, que presidió el congresista Percy Alcalá, y en la que participaron los congresistas Israel Lazo Julca, Alberto Quintanilla Chacón, y Modesto Figueroa Minaya, el gobernador regional fue interrogado por temas como la construcción de la Vía Costanera, por la cual habría recibido coimas por 4,2 millones de dólares para favorecer a la empresa brasileña Odebrecht; y la licitación del proyecto Costa Verde-tramo Callao.

Ante el requerimiento de información sobre la construcción de un sauna en el Cuartel General del Ejército, dijo que el caso se remonta al 2011, cuando, tras un acuerdo con el Ejército, el gobernador habría destinado irregularmente -según la Contraloría General de la República- fondos públicos por 830 mil soles para la construcción de un spa y un sauna en el conocido Pentagonito.

De igual forma, se le requirió informe sobre la presunta apropiación del dinero de varios predios del Proyecto Especial Ciudad Pachacútec, en Ventanilla. A Félix Moreno y otros funcionarios de la región se les imputó peculado doloso y malversación de fondos por, supuestamente, apropiarse de S/ 17’511.000, fondos que estaban destinados a beneficiar a asociaciones. Las ventas irregulares de los inmuebles se habrían realizado entre el 2011 y 2013.

También se le solicitó información y precisión sobre una presunta colusión agravada entre funcionarios del gobierno regional del Callao y representantes de las empresas Andrade Gutiérrez y Queiroz Galvao, en torno a las obras de mejoramiento en la avenida Néstor Gambetta desde el 2011. Ambas compañías están vinculados al caso de corrupción internacional conocido como Lava Jato.

Según refirió el gobernador chalaco, los trabajos culminaron en el 2015 pese a que debieron terminarse en el 2011. Se Habría detectado que el gobierno regional desembolsó más dinero del presupuestado. El presupuesto original era de S/ 356 millones, pero finalmente ascendió a más de S/ 500 debido a 14 ampliaciones de obras. Según la Contraloría, el Estado fue perjudicado con 55 millones de soles.