Fujimorismo acepta desvincular Aporte Social al Derecho de Pesca pero luego boicotea su aprobación

La Comisión permanente debatió anoche el dictamen en mayoría que propone modificar el Decreto Legislativo 1084, Ley sobre límites máximos de captura por embarcación, respecto a la vigencia del plazo del Aporte Social al Fondo de Jubilación de los tripulantes pesqueros industriales, decidió eliminar dos artículos lesivos para los intereses del Estado, pero el texto sustitutorio no pudo ser aprobado debido al retiro imprevisto del congresista Freddy Sarmiento, quien debió sustentarlo.

La congresista María Elena Foronda Farro no estuvo presente en el debate porque su vuelo programado por la aerolínea LATAM nunca despegó de la ciudad de Trujillo. Ella es autora de un dictamen en minoría que fue expuesto y defendido por los congresistas de la oposición. Lamentó este hecho y sostuvo que exigirá al Presidente de la República Martín Vizcarra, a través del Ministerio de la Producción, ampliar con carácter de urgencia el plazo de vigencia del Aporte Social establecido en la primera disposición final del mencionado Decreto Legislativo.

“Considero que la vigencia del Aporte Social para los pescadores jubilados debe ampliarse por 20 años más, o, en lo posible, que sea permanente. Debe incrementarse a US $ 2.50 o, cuando menos, debe continuar en US $ 1.95. Pero de ninguna manera el Congreso de la República debe “regalar” el derecho de pesca que los empresarios pesqueros deben de pagar por la extracción de la anchoveta”, precisó.

En ese sentido, la representante por Áncash conminó al titular de Producción que emita inmediatamente el correspondiente Decreto Supremo para que las empresas paguen un precio justo por el Derecho de Pesca que obtienen en cada temporada de pesca, y que dicho concepto no vuelva a estar vinculado, nunca más, a la vigencia del Aporte Social.

Testigos de esta maniobra legislativa han sido las decenas de pescadores jubilados y en actividad que llegaron al hemiciclo para hacer sentir su posición y su rechazo a vincular un derecho social con un derecho de pago. Ellos, dijeron, mantendrán una actitud vigilante ante la posibilidad de que vuelvan a insistir en esta “vinculación” que solo favorece a los empresarios pesqueros.

Igualmente, Foronda Farro dijo que “ha quedado en evidencia la intensión de legislar en favor de las empresas pesqueras, regalándoles por 15 años más el derecho de extraer un recurso hidrobiológico tan importante como es la anchoveta, no les ha importado dejar en el desamparo la continuidad del Aporte Social que tanto necesitan los pescadores jubilados y por jubilarse, simplemente han dejado de lado sus responsabilidades sociales ante este sector tan abandonado, retirándose del hemiciclo”.

El debate
Freddy Sarmiento, presidente de la Comisión de Producción, fue quien sustentó el Dictamen en Mayoría antes de su retiro imprevisto. Proponía que el Aporte Social sea equivalente a US $ 1.95 por tonelada métrica de anchoveta descargada, con una duración máxima de 15 años, y que el derecho de pesca comprenda el referido aporte social y otros aportes, cargas, tasas o gravámenes cuya cuantía está determinada por las toneladas métricas del recurso extraído o procesado.

Seguidamente, los congresistas Marco Arana y Justiniano Apaza del Frente Amplio, así como los congresistas Juan Sheput, Marisa Glave y César Vieira, expresaron su preocupación y rechazo al hecho de que aprovechando la necesidad de prolongar el pago del Aporte Social en favor de los pescadores jubilados y por jubilarse, se pretenda volver a “regalar” el derecho de pesca a los empresarios pesqueros por 15 años más, y que se permita que este Derecho de Pesca se mezcle con otros pagos, lo que evidentemente favorecía a las grandes empresas pesqueras.

Ellos resaltaron en todo momento que el Dictamen en Minoría de la congresista María Elena Foronda Farro marca distancia de esta posición pro empresa, propone incrementar el Aporte Social mencionado y determinarlo como permanente.

Finalmente, el congresista Freddy Sarmiento redactó, suscribió y presentó en Relatoría del Parlamento un texto sustitutorio que suprimía estas “argollas” en favor de las empresas pesqueras, y determinaba únicamente el aspecto previsional necesario para los pescadores; sin embargo, con el trascurrir de los minutos, el congresista por retirarse sin sustentar su texto sustitutorio para que pueda ser votado, lo que ha generado muchas suspicacias.