Moradores en Casma exigen paralizar instalación de gigantesca antena

Moradores de la Urb. San Antonio del Pilar de Casma se movilizaron a la sede de la comuna provincial para exigir a sus autoridades la inmediata paralización de la instalación, en medio de las viviendas, de una antena de 42 metros de altura de propiedad de una empresa transnacional.

Documentos en mano, los vecinos indicaron al alcalde provincial Jhosept Pérez Mimbela y a los regidores que se encontraban en sesión de concejo, que este pretendido proyecto vulnera su derecho a vivir en un ambiente libre de radiación perjudicial para la salud, además de transgredir la normatividad vigente al haberlos considerado como zona eriaza cuando ya llevan más de 15 años viviendo en el lugar y de no contar con un estudio de impacto ambiental.

Como parte de su función congresal de fiscalización y de representación, la congresista María Elena Foronda Farro conversó también con el cuerpo edilicio y le manifestaron que convocarán a los representantes legales de la empresa a una reunión con las partes, en presencia de representantes del Ministerio Público, Defensoría del Pueblo y de su despacho, para encontrar una salida al conflicto.

“Con todo respeto les pido asumir el rol que les otorga la ley de proteger la salud de los pobladores bajo el principio precautorio que, frente a una actividad con posibles impactos negativos, debe salvaguardarse la vida y la salud de las personas. Nadie se opone a la instalación de infraestructura de telecomunicaciones, pero debe hacerse respetando las normas establecidas, la salud y la voluntad de los vecinos”, dijo la parlamentaria por Áncash a las autoridades ediles.

Tras el encuentro en la municipalidad, los pobladores invitaron a Foronda Farro y a Roslin Villanueva Ramírez, coordinadora defensorial de Chimbote, a visitar la zona para comprobar que la proyectada antena se ubica en un área con densidad poblacional elevada y que su instalación significa un inminente peligro, tanto por su altura de 42 metros como por el suelo inestable.

“Como no contamos con sistema alcantarillado de desagüe, cada casa tiene su silo que podría filtrar hacia la base de la antena y en consecuencia la gigantesca infraestructura caería sobre la población, por eso pedimos que sea trasladada cuadras más allá en zonas verdaderamente eriazas o en el cerro, donde no signifique peligro para nuestros hijos y vecinos” expresaron los moradores.

Según refirieron, horas antes se apersonó al lugar el fiscal de prevención del delito de Chimbote para constatar la denuncia.

De acuerdo con lo manifestado por el alcalde Pérez Mimbela, la reunión con la empresa se desarrollará en la ciudad de Casma a más tardar la próxima semana.