Terminal Portuario de Chimbote: dialogar para concesionar

En los años 60, Chimbote fue considerado el “Primer Puerto Pesquero del mundo”, debido al boom de la pesca para harina de pescado, y “Ciudad del Acero” por su industria siderúrgica. Sin embargo, paradójicamente, ese auspicioso proceso no produjo mejoras en la calidad de vida de sus habitantes. Por el contrario, la aplicación del modelo primario exportador propició la depredación del recurso anchoveta, la contaminación ambiental y altas ganancias para los empresarios, que no supieron reinvertir en el desarrollo sostenible de la ciudad.

Surge ahora la propuesta de otorgar en concesión el Terminal Portuario de Chimbote -TPCH, como única posibilidad de dinamizar nuestra economía local y regional y articularla al mercado internacional. Nadie en su sano juicio se opondría a esta oportunidad, que debe efectuarse con transparencia, inclusión e información para tomar decisiones CONCERTADAS. Es más, dicha concesión debe ser parte de un Plan Regional de Desarrollo Portuario de Chimbote, tal como lo indicamos en el Proyecto de Ley N°2838/2017-CR, que presenté en el Congreso de la República y está a la espera de ser debatido y aprobado.

Requerimos el esfuerzo conjunto del Estado, la empresa privada y la sociedad civil, para contar con dicho Plan Regional de Desarrollo Portuario de Chimbote y llevar adelante un proceso transparente, en condiciones favorables para las partes y la región, y sin satisfacer un minuto de gloria para un político, un empresario o una autoridad. No podemos aceptar más contratos lesivos, como el suscrito entre GERDAU Y PROINVERSION, que incumplió compromisos como la reactivación de SIDERPERU, violó derechos laborales, y convirtió una empresa exitosa en el almacén de un clúster extranjero.

El Terminal Portuario de Chimbote no es solo una obra de infraestructura. Por el contrario, responde a una visión de mediano y largo plazo con un enfoque de sostenibilidad técnica, financiera y ambiental, articulado a un Plan de Desarrollo Nacional Portuario ya existente.

De allí la preocupación de que PROINVERSION señale que el muelle del terminal se construirá sobre el MOLÓN o muelle CONCESIONADO a la Empresa SIDEPERU-GERDEAU, extendiéndolo dentro la bahía El Ferrol. Con ello, agudizaría los impactos de EROSIÓN costera que afectaría a 30.000 familias chimbotanas en un escenario de alta vulnerabilidad frente al Cambio Climático.

Por lo anotado, estas condiciones deben estar descritas en la Evaluación de Impacto Ambiental para definir si el proyecto ES O NO viable. No puede ser que se tenga una confrontación de “Estado contra Estado”, pues actualmente el Ministerio del Ambiente y el Gobierno Provincial de Santa, apoyan la recuperación de la calidad ambiental de nuestra ciudad y la bahía El Ferrol, para una mejor calidad de vida de las actuales y futuras generaciones.

Finalmente, ¿sobre qué propiedad se construirá el nuevo Terminal Portuario de Chimbote? ¿Se respetará el liderazgo, o gestión del Gobierno Regional? ¿Se fortalecerá el actual Terminal Portuario y el muelle que un grupo de valientes trabajadores portuarios defienden para el bienestar de todos? o ¿se les dejará de lado?

Pedimos diálogo, apoyo gubernamental y empresarial bajo reglas claras de juego, INFORMACIÓN transparente antes de tomar decisiones INCLUSIVAS y consensuadas. Celebremos un éxito colectivo que nazca de sus habitantes. Solo así, cumpliremos el mandato y la confianza de quienes representamos.

Columna de opinión titulada Parlamento Ciudadano. Se publicó en el diario La Industria de Chimbote los días 18 y 19 de febrero del 2019.