Gobierno retrocede con modificaciones en reglamento de Ley de Alimentación Saludable

Un día antes de la celebración del Día del Padre, y dos antes de que entrara en vigencia el rotulado de los alimentos procesados que excedan los límites establecidos por el Manual de Advertencias Publicitarias, el Ejecutivo decidió modificar arbitrariamente diversos puntos del Reglamento de la Ley N° 30021, más conocida como Ley de alimentación saludable.

El dispositivo es el Decreto Supremo N° 015-2019-SA, publicado el 15 de junio último en el diario oficial El Peruano, en cuyo primer artículo se modifica la Primera Disposición Complementaria Final del Reglamento de la Ley N° 30021, y exonera de las prohibiciones y obligaciones establecidas en la ley a los sucedáneos de la leche materna y otros alimentos con fines medicinales.

Del mismo modo, a los alimentos infantiles colados, picados y procesados a base de cereales para niños mayores de dos años, siempre y cuando “no tengan adición de azúcares”. De acuerdo con la Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (ASPEC), muchos productos con aparentes “beneficios adicionales” y “más saludables”, ocultarán la alta cantidad de azúcar, grasas saturadas, grasas trans y azúcar.

La congresista María Elena Foronda advirtió que la naturaleza de estas modificaciones tiene un inevitable sabor a retroceso en la norma, y recordó cuando en el seno del Congreso de la República la mayoría fujimorista soslayó el dictamen en minoría que presentó para modificar la ley de promoción de la alimentación saludable para niños, niñas y adolescentes.

La parlamentaria lamentó que también se haya modificado el numeral 8 del Manual de Advertencias, que establecía que los productos deben rotularse de forma indeleble en la etiqueta y no podrán estar cubiertas de forma parcial o total por ningún otro elemento: injustificadamente se extiende el plazo de seis meses a un año para colocar adhesivos en los productos en vez de etiquetarlos como corresponde con los octógonos informativos.

“Estamos de acuerdo con la ASPEC en que esta medida podría generar que el control y fiscalización de dichos productos sea muy pobre, ya que muchos empresarios podrán justificar la falta de las advertencias como un mero problema de manipulación, y trasladar la responsabilidad a quienes finalmente expenden el producto al público”. Por ello, sostuvo, es necesario denunciar el hecho y exigir la derogatoria del DS N° 015-2019-SA.