Derrames de petróleo deben tener solución definitiva

La congresista María Elena Foronda se pronunció sobre la necesidad de implementar un Sistema Integral de Monitoreo y Supervisión de todo el Oleoducto Norperuano y zonas de influencia directa, en prevención de futuros conflictos socio ambientales y de protección a la seguridad alimentaria y salud pública de nuestros hermanos indígenas de la Amazonia.

Destacó de inmediato la oportuna respuesta de la Presidencia del Consejo de Ministros de enviar un representante para reunirse con los líderes nativos en Datem del Marañón, debido al nuevo derrame ocurrido en una quebrada que se halla cerca de Saramiriza, pero se hace necesario conformar una nueva Comisión Multisectorial que brinde una solución definitiva a este azote ambiental que ya lleva varios años.

La parlamentaria recordó que esa fue la finalidad de la Comisión Especial Multipartidaria encargada de investigar y determinar las responsabilidades de funcionarios y personas naturales e instituciones públicas y privadas que resulten responsables por los Derrames de Petróleo ocurrido en el Oleoducto Norperuano, cuyo informe final fue enviado al archivo por la mayoría fujimorista en mayo último.

Mientras tanto, sostuvo, es conveniente aceptar el pedido del gobernador regional de Loreto, Elisbán Ochoa Sosa, quien ha solicitado al Ejecutivo que se declare en emergencia sanitaria 11 localidades del distrito de Manseriche, en la provincia del Datem del Marañón, zona afectada por el derrame de petróleo.

De acuerdo con la información que brindan los medios de comunicación, más de 900 familias están afectadas por la contaminación de diversas quebradas. Y estas se encuentran en Nuevo Progreso, Saramiriza, Gasolina, Puerto Eliza, Betania, Ncacuy, 28 de Julio, Alfonso Ugarte, San Juan de Marañón, Limón y Acapulco.